tienda campaña acampada

Asociaciones de tiempo libre englobadas en Astialdi Sarea han solicitado a las administraciones públicas vascas que adopten soluciones «creativas y alternativas» para garantizar el derecho de la infancia «al ocio, al juego y a actividades educativas, culturales y artísticas» organizadas en los meses de verano.

Esta red ha hecho pública una declaración en la que, con el lema «Por un verano 2020 con actividades de ocio educativo para niños, niñas y adolescentes», emplazan a Gobierno Vasco, diputaciones y ayuntamientos a apoyar y facilitar actividades de ocio educativo ajustadas a la nueva realidad y que tengan entre sus objetivos proteger a niños «cuya vulnerabilidad se incrementa aún más por las excepcionales circunstancias».

Precisan que serían actividades de ocio educativo que se ajusten «rigurosamente» a las instrucciones sanitarias y de salud pública, con la utilización de protocolos de adecuación, prevención, condiciones, medidas y recomendaciones. Conscientes de que no serán las de antes, indican que con medidas especiales se podrán hacer muchas de ellas.

«Se trata de afrontar las desigualdades y de hacer frente a la situación de desamparo que muchas familias están sufriendo ante la crisis del Covid-19».

Agrega que no se puede permitir que «la brecha social sea mayor en un verano difícil pero no imposible» y que este sea un verano «solo para quien puede permitírselo». «Eso no es justicia social y el tiempo libre educativo siempre ha sido una herramienta de justicia social, es momento de dotar y potenciar estas herramientas», insiste

Las entidades firmantes recuerdan que la COVID-19 ha afectado «de pleno» a su trabajo, pero insisten en que se debe avanzar. «El verano es uno de los periodos más importante para el ocio educativo, y si todo va como esperamos, con el apoyo de las administraciones públicas, será una gran oportunidad», apuntan en la declaración.

Recuerdan que la pandemia genera «graves consecuencias en la infancia, la adolescencia y la juventud» debido al confinamiento y al cierre de los centros escolares y advierten de que cuidar de estos colectivos «es una prioridad social y comunitaria».

«El tiempo libre es un derecho de las niñas, los niños y los adolescentes y el juego su soporte principal. Son actividades para romper el aislamiento y hacer posible el encuentro, la relación, la convivencia y la socialización», concluye la declaración. EFE


Compartir

Dejar respuesta