energéticas

(EFE).- El Gobierno Vasco, junto a sociedades de viviendas sociales, han creado el proyecto e-lagun para analizar el consumo energético de 2.000 de esos pisos y asesorar a sus inquilinos sobre cómo reducir su consumo y el coste de su factura.

En el día en que comienza la semana europea de lucha contra la pobreza energética, el consejero Iñaki Arriola ha presentado, junto a la Asociación de Viviendas Sociales (AVS Euskadi), y el teniente de alcalde de Bilbao, Alfonso Gil, un proyecto piloto que tiene como objetivo «impulsar el ahorro energético del parque público de vivienda» y que podría extenderse más adelante al total de las 25.000 viviendas del parque público de Euskadi.

E-lagun prevé estudiar inicialmente el comportamiento energético de casi 2.000 pisos agrupados en 150 edificios de Bilbao, Barakaldo, Sestao, San Sebastián y Vitoria.

En concreto, se van a comprobar los consumos de los elementos comunes como garajes y ascensores y la luz de las escaleras, y también el consumo de las familias y personas de colectivos vulnerables que residen en esos pisos para determinar cómo podrían reducirlo, asegurando la confortabilidad de la vivienda y, al mismo tiempo, rebajar el importe de su factura.

El programa incluye para ello la figura del gestor energético que ayudará a esas familias a revisar su factura eléctrica, calefacción y gas natural, y les ofrecerá ayudas como el bono social.

El Ejecutivo ha puesto en marcha este proyecto piloto de asesoramiento gratuito, ante «la complejidad del mercado energético con casi 300 empresas comercializadoras» que hace que a veces los consumos contratados no se ajusten a las necesidades de los consumidores.

En los primeros análisis realizados entre 180 viviendas de Bizkaia y Gipuzkoa, «se ha detectado ya que 3 de cada 4 familias pagan más de lo que deberían». En concreto, entre 100 y 120 euros anuales.

Respecto a los suministros comunes de esos edificios, se han detectado posibles ahorros anuales por valor de 60.000 euros y se han impulsado trámites para mejorar y optimizar los contratos y se ha mantenido la vigilancia posterior, para detectar desviaciones de consumo u otras posibles mejoras.

Cuando termine esta experiencia inicial, se evaluarán los resultados para ponerlos a disposición de todo el parque público de vivienda, en aras a lograr «el mayor confort posible al menor coste energético» y también que «las sociedades propietarias puedan gestionar los contratos con mayor eficacia», ha concluido Arriola.

Junto a ese informe se realiza un perfil de comportamiento y se le entrega al inqulino un manual con pautas de ahorro y eficiencia para adoptar hábitos de consumo más eficientes.

Alfonso Gil ha asegurado que el objetivo de las instituciones implicadas es terminar con la pobreza energética y ayudar a los inquilinos de esas viviendas a usar solo la energía necesaria. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. FENOMENAL…. La administración del Gobierno Vasco, que debiera tener sus técnicos competentes, a través de sus sociedades públicas de suelo y vivienda, con sus numerosos técnicos competentes en nómina, contratan a Stechome, otra empresa y otros técnicos competentes… para hacer una ñoña asesoría energética… que podrían hacer 3 becarios….. QUE NO SEA POR PASTA… para pagar a los técnicos competentes del gobierno vasco y a también a los tecnicos competentetes de las sociedades públicas… y a también a los técnicos de la empresa privada…. y también a mi cuñado que pasaba por ahí….. buffff…..bufff…. bufff.

Dejar respuesta