Un hombre de 39 años fue detenido el pasado viernes como presunto autor de un delito de robo con violencia y se sospecha de que también pueda ser el responsable de otro más.

Los hechos se produjeron en un local hostelero de la calle Perú, a primeras horas de la tarde, cuando el presunto ladrón exigió la recaudación al dueño, que se encontraba en el interior, pero como se resistió le agredió brutalmente, a la vez que le amenazaba de muerte y abandonaba apresuradamente el establecimiento, para entrar en otro de las inmediaciones para cambiarse de ropa.

El presunto ladrón se dirigió a un tercer local donde amenazó a su propietario, ya que podría haber sido testigo de los hechos. Sin embargo, gracias a las declaraciones de otros ciudadanos que le vieron salir de los distintos locales, una patrulla de la Policía Local lo localizó en el último bar y procedió a su detención, incautándole 190 euros y una navaja de filo de 8 centímetros.

La Policía Local sospecha de que pueda tratarse de la misma persona que robó y maniató a la camarera de otro bar del barrio de Sansomendi el día anterior. Fue puesto a disposición judicial y el juez decretó su ingreso en prisión.


Compartir

Dejar respuesta