Los presupuestos de Álava para 2020 han sido aprobados este viernes con los votos del equipo de gobierno foral PNV-PSE, que tienen mayoría, en un pleno que ha estado marcado por la reciente sentencia condenatoria del «caso de Miguel».

Los 27 votos favorables que suman los junteros del PNV (17) y el PSE (10), han permitido dar luz verde al presupuesto, frente a los 24 votos en contra de la oposición: 12 de EH Bildu, 8 del PP y 4 Elkarrekin Podemos.

Sin embargo, el fallo judicial del «caso De Miguel», el mayor por corrupción juzgado en Euskadi y que ha condenado a penas de entre 13 y 5 años a los principales cabecillas de la trama dedicada al cobro de comisiones ilegales, ha planeado sobre los discursos de todos los grupos.

Kike Fernández de Pinedo, el portavoz de EH Bildu, principal grupo de la oposición, ha exigido al gobierno foral que rescinda el contrato de ampliación del parque de Miñano porque fue «adjudicado a dedo» a la empresa Stoa y «ha salpicado de corrupción a toda la Diputación». Fernández de Pinedo ha considerado «una vergüenza» que se mantenga activo ese contrato y ha reprochado al PNV que «no tomara en serio la corrupción».

El portavoz del Partido Popular, Iñaki Oyarzábal, ha afirmado por su parte que «el principal partido de la Diputación está manchado por la corrupción” y ha añadido que la sentencia «deja un Gobierno bajo sospecha».

Por parte de Elkarrekin Podemos, su portavoz Arantxa Abecia ha pedido al PNV mayor autocrítica y ha reclamado «mejorar las medidas de control de la Diputación» para que hechos como los juzgados no vuelvan a repetirse.

La representante del PNV en la Cámara foral, Izaskun Moyua, ha recordado a la oposición que la sentencia no es firme, que 11 de los 26 acusados han sido absueltos, que el PNV no ha estado imputado y que su partido rechazó «tajantemente la corrupción» desde que se conoció este caso.

Al margen del cruce de acusaciones sobre el «caso De Miguel», Moyua, ha destacado que el aprobado «es un buen presupuesto, que pone en marcha el rumbo de la legislatura» al reforzar las políticas sociales, la lucha contra la violencia de género y apoyar el desarrollo sostenible.

Moyua ha subrayado que «todos los departamentos cuentan con mayor inversión». Ha recalcado que el Instituto Foral de Bienestar Social supera los 216 millones de euros, “la suma más alta de los últimos seis años” y el de Infraestructuras y Movilidad asciende hasta los 41,2 millones de euros con el objetivo de “afianzar el transporte público sostenible de Vitoria” para hacerlo más eficiente.

Entre los principales proyectos figuran los 9 millones destinados al Bus Eléctrico Inteligente y a construir sus cocheras en Vitoria, los 4,8 millones para la ampliación del tranvía, los 18,6 para mejorar la carretera de Saratxo, los 8,2 millones de euros para el proyecto de nuevo auditorio y los 7 que se dedican a la reforma y ampliación del campo de fútbol de Mendizorroza.

Unas cuentas a las que el Gobierno Foral ha añadido 14 enmiendas parciales de Elkarrekin Podemos por un valor de 383.000 euros y que incluyen planes de ordenación de la flora y fauna, la mejora del transporte en la zona rural y el fomento de la creación cultural.

El portavoz del PSE, Jon Nogales, ha puesto en valor el acuerdo “entre diferentes” para aprobar “un presupuesto social e inversor que atiende a los principales retos políticos de Álava”. Nogales ha defendido unas cuentas tienen en cuenta a “los colectivos más desfavorecidos y acogen la perspectiva feminista en todos sus departamentos”, además de tender la mano a la oposición para futuros pactos.

El portavoz de EH Bildu, Kike Fernández de Pinedo, por contra ha considerado que se trata de “un presupuesto conservador y mediocre» que «no afronta la mejora de los servicios sociales ni la precariedad laboral y reduce las partidas destinadas a la emergencia climática».

Iñaki Oyarzábal (PP) ha opinado que el presupuesto “aumenta el gasto corriente y disminuye las inversiones”. A su juicio, “Álava no cuenta con un proyecto de futuro” como lo demuestra el hecho de que no hay partidas para las obras en la N-124, ni para la reducción de las listas de espera en residencias para personas mayores ni un plan ambicioso para luchar contra la despoblación.

La portavoz de Elkarrekin Podemos, Arantxa Abecia, ha mostrado su preocupación por “la deriva de los servicios públicos y la falta de medidas que afronten los retos del territorio”. Ha reprochado que el presupuesto no aborda la emergencia climática, el envejecimiento de la sociedad, la despoblación de la zona rural ni políticas feministas, mientras que atiende a planes “no necesarios” como la reforma de Mendizorroza o el nuevo auditorio. EFE

El Consistorio de Vitoria aprueba sus cuentas gracias al pacto con Elkarrekin

Vitoria, 20 dic (EFE).- El pleno del Ayuntamiento de Vitoria ha dado luz verde este viernes a la aprobación inicial del proyecto presupuestario para 2020 gracias al pacto alcanzado por los grupos del Gobierno municipal (PNV y PSE) con Elkarrekin, que ha favorecido la aprobación de las cuentas con su abstención.

Los otros dos grupos de la oposición, EH Bildu y Partido Popular, han votado en contras de un proyecto dotado con 438,8 millones de euros, el destino de 3 de los cuales ha sido decidido Elkarrekin, que al igual que el Parlamento Vasco se ha dividido en dos bloques: Podemos y Equo han respaldado el pacto presupuestario y Ezker Anitza lo ha rechazado.

El concejal de Hacienda, Iñaki Guturbay, ha valorado este presupuestario y la capacidad del PNV para consensuar “un Gobierno con el PSE, las ordenanzas fiscales con el PP y los presupuestos con Elkarrekin”. Ha señalado además que “todos los proyectos” planteados se van a llevar a cabo a lo largo del próximo año.

La teniente de alcalde y portavoz del PSE, Maider Etxebarria, ha destacado que el Ayuntamiento llevaba “trece años sin acordar” un proyecto económico y ha preponderado los pactos que “impulsan los servicios públicos, apuestan por la economía verde y las políticas feministas”.

El portavoz de Elkarrekin, Óscar Rodríguez, ha puesto en valor “la oposición constructiva y la capacidad de influir” de su partido al permitir con su abstención la aprobación de un presupuesto que aborda “la transición ecológica, políticas feministas, la igualdad social y garantiza un proyecto de vida a la juventud”.

Miren Larrion, EH Bildu, ha dicho que el presupuesto “no mira al futuro” ni “afronta los principales retos de emergencia climática y feminista” y deja fuera asuntos claves como “la industria verde, la igualdad y los planes sociales”.

Desde el PP, Leticia Comerón ha denunciado “el abrazo del PNV a Podemos que va a suponer que el gasto siga disparándose y no se invierta en las necesidades reales de la ciudad” y ha vuelto a alertar sobre los informes del interventor municipal que “pide ajustar mejor las cuentas municipales”.

El presupuesto municipal para 2020 recoge el inicio de proyectos como el auditorio, la reforma del Teatro Principal (530.000 euros), del campo de fútbol de Mendizorrotza (304.000) y la ampliación del tranvía, asuntos para los cuales incorpora diversos créditos de compromiso para años posteriores.

Las políticas sociales va llevan 42,8 millones de euros, mientras que en materia de movilidad se mantienen las inversiones ya iniciadas en el tranvía a Salburua y el Bus Electrico Inteligente, además de incluir la mejora de vías ciclistas y ayudas para el taxi eléctrico.

La limpieza urbana absorbe 41,7 millones de euros, el transporte público 27 millones de euros y la seguridad ciudadana 35,3 millones de euros. El Ayuntamiento destina, además, 2,8 millones de euros al “posicionamiento Green de la marca Vitoria-Gasteiz”.

El pacto incluye 34 propuestas de Elkarrekin por un valor de poco más de 3 millones de euros que garantizan partidas para Emakumeen Etxea y el observatorio LGTBI; 1,8 millones para políticas sociales; otro millón para el cierre del anillo verde por el sur y realizar un centro agroalimentario en el antiguo Áncora de Abetxuko, entre otros asuntos. EFE


Compartir

Dejar respuesta