sorteoelecciones consulta popular

La Liga Foralista, creada en octubre de 2019, ha anunciado que impugnará la convocatoria de las elecciones vascas si la fecha se enmarca en el estado de alarma.

Dicha formación, que presentó candidaturas en Bizkaia y Álava en la convocatoria del pasado mes de abril anulada por la pandemia, considera que celebrar unos comicios durante el estado de alarma «es una maniobra electoral» del lehendakari Iñigo Urkullu.

«Urkullu busca rédito político a costa de la salud de los vascos», indica la Liga Foralista en un comunicado suscrito por el presidente de este partido, David Pasarin-Gegunde, ex concejal del PP en el Ayuntamiento de Galdakao (Bizkaia) y ex candidato a alcalde de Bilbao por Ciudadanos.

En su opinión, unas elecciones en el citado contexto «violan» la Ley Electoral Vasca y la Constitución porque los ciudadanos «tienen limitados sus derechos y están sujetos a una distancia física que impide tanto una campaña como un día de votaciones normalizado y con garantías».

«En estas circunstancias, la posición del PNV es de absoluta ventaja por encontrarse en el Gobierno, lo que le permite salir todos los días en los medios de comunicación, y porque sus miembros pueden moverse sin restricciones y además cuentan con atribuciones especiales por la situación excepcional debido al Covid19», destaca.

Por ello, la Liga Foralista también hace un llamamiento al resto de formaciones a que impugnen dichas elecciones, si se convocan en el citado escenario. EFE

Urkullu quiere «cuanto antes» unos comicios que la oposición sitúa en julio

Vitoria, 14 may (EFE).- El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha trasladado a los partidos su deseo de que se celebren «cuanto antes» las elecciones vascas y aunque no ha comunicado una decisión sobre la fecha la oposición las sitúa en julio, mes al que apuntan también los informes que en el ámbito sanitario, jurídico y de seguridad ha elaborado el Gobierno Vasco.

Estos informes avalan la convocatoria para julio y han sido entregados a los partidos que se han reunido este jueves con Urkullu en un segundo y último encuentro para analizar la fecha de celebración de las elecciones, que estaban previstas para el 5 de abril pero que, al igual que ocurrió en Galicia, tuvieron que suspenderse por la pandemia de coronavirus.

El informe sanitario plantea que si el desconfinamiento se hace con las «debidas cautelas» en julio los ciudadanos podrán realizar los movimientos «habituales» en la vida diaria y adoptarse medidas específicas de cara a los comicios, tanto en los colegios electorales el día de las votaciones como durante la campaña electoral.

El de seguridad propone fomentar el voto por correo y el jurídico insiste en la importancia de fijar las elecciones antes de que finalice la actual legislatura y plantea dos fechas, una de ella «subsidiaria» (en septiembre u octubre) por si en la primera (julio) la COVID-19 se agravase y hubiera que aplazar de nuevo la cita con las urnas.

El lehendakari ha dejado en manos del portavoz del Gobierno, Josu Erkoreka, la explicación pública de las conclusiones de este encuentro. El portavoz ha asegurado que la decisión «no está tomada», pero ha dicho que Urkullu quiere contar «cuanto antes» con un nuevo Parlamento «sin preferencias» por ninguna fecha porque su prioridad es garantizar la salud de los ciudadanos.

Urkullu apuesta por «valorar» la opción de julio porque si haya que volver a aplazar los comicios aún quedaría la alternativa de septiembre u octubre. En todo caso antes de celebrarlos se deberá levantar la declaración de emergencia sanitaria y escuchar las consideraciones al respecto del Consejo de Gobierno.

Los partidos han salido de la reunión convencidos de que las elecciones se celebrarán en julio, mes por el que se decanta el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ante la posibilidad de que haya un rebrote del COVID-19 que impidiera su celebración en otoño, y para poder contar así «con un Gobierno Vasco fuerte» que haga frente a la labor de la reconstrucción económica.

Ha reprochado a EH Bildu, que aboga por retrasar los comicios, mantener «un posicionamiento egoísta y partidista porque está haciendo una oposición de que cuanto peor, mejor» y ha insistido en que a su partido solo le mueve «salir cuanto antes de esta situación y hacerlo todos juntos y de la mejor manera posible».

El coordinador general de la coalición abertzale, Arnaldo Otegi, ha tachado de «absoluta irresponsabilidad» una posible convocatoria en julio y ha afirmado que el encuentro ha sido una mera «escenificación», la «crónica de unas elecciones anunciadas».

«Es una absoluta irresponsabilidad, pero la potestad es del lehendakari y tendrá que asumir sus decisiones y está claro que la decisión es ir a unas elecciones en julio», ha concluido.

En la misma línea, la candidata a lehendakari de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, ha opinado que este «no es el momento de convocar elecciones» sino de «concentrar el trabajo» en formular medidas «audaces» para salir de la crisis.

En su opinión, el debate sobre los comicios autonómicos tendría que darse después de que acabe el proceso de desescalada y mientras tanto se deberían reunir todos los partidos y agentes sociales para concentrar el trabajo en medidas para salir de la crisis.

Por su parte, el aspirante a lehendakari de la coalición PP+Cs, Carlos Iturgaiz, también ha dado prácticamente por hecho que los comicios serán en verano. «Todo huele» a que haya elecciones en Euskadi en julio, comicios para los que ha dicho que su partido está preparado.

«Lo importante para la ciudadanía es que, se hagan cuando se hagan las elecciones, cuenten con todas las garantías sanitarias y electorales para poder ir con normalidad a votar», ha insistido, tras afirmar que el Parlamento no «está funcionando» y el Gobierno Vasco «está naufragando».

Por su parte, Idoia Mendia, secretaria general del PSE-EE, partido que gobierna Euskadi en coalición con el PNV, ha abogado por que las elecciones se celebren con todas las garantías democráticas y sanitarias y ha recordado que, en todo caso, la decisión última le corresponde al lehendakari. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. […] Asimismo, los foralistas anunciaron que tratarían de impugnar el adelanto electoral que solo parece desear el Lehendakari. Hoy han cumplido con su palabra: el presidente de la formación, David Pasarin-Gegunde, ha presentado un escrito ante la Junta Electoral Central del País Vasco en el que pide formalmente la suspensión o la anulación de la convocatoria. Para exigir dicha suspensión, Liga Foralista ha expuesto los siguientes puntos «de sentido común»: […]

  2. […] Asimismo, los foralistas anunciaron que tratarían de impugnar el adelanto electoral que solo parece desear el Lehendakari. Hoy han cumplido con su palabra: el presidente de la formación, David Pasarin-Gegunde, ha presentado un escrito ante la Junta Electoral Central del País Vasco en el que pide formalmente la suspensión o la anulación de la convocatoria. Para exigir dicha suspensión, Liga Foralista ha expuesto los siguientes puntos «de sentido común»: […]

Dejar respuesta