foto ertzaintza

Tras cinco días de disturbios serios en Cataluña, han llegado las movilizaciones a Euskadi. Hoy a Bilbao.

Los altercados se han producido una vez que ha finalizado la manifestación convocada por la liberación del ‘rapero’ Pablo Hasél, sobre la una y media de la tarde, en la zona de la Plaza Moyúa. Han sido en Bilbao.

En ese momento, grupos de individuos han cruzado contenedores en la misma plaza y en calles adyacentes como Colón de Larreategi, echando a correr acto seguido por la Gran Vía en dirección hacia el Casco Viejo, al tiempo que, a su paso, continuaban cruzando contenedores.

Así, a la altura de Gran Vía con la calle Diputación, los ertzainas han interceptado a un individuo que había cruzado varios de esos contenedores y amenazaba con prenderles fuego.

Instantes después, tras identificarlo como un varón de 41 años de edad, los agentes lo detenían bajo la acusación de un delito de desórdenes públicos.

Una vez que los alborotadores han llegado al Casco Viejo, han seguido cruzando y prendiendo fuego a algunos contenedores por diversas calles, así como enfrentándose a los agentes de la Ertzaintza que pretendían evitarlo, lanzándoles botellas de cristal o piedras.

Aquí, los agentes han interceptado a otro individuo al que habían detectado cruzando contenedores en la Gran Vía, por lo que le han imputado un delito de desórdenes públicos.

Antes de las tres de la tarde, estos grupos de alborotadores se habían dispersado y han cesado los incidentes.


Compartir

6 Comentarios

  1. No sé porque insisten que Hasel está en la cárcel por cantar, no, fue condenado a 9 meses por apología del terrorismo y si no hubiera tenido ninguna causa pendiente estaría en la calle, pero es que tiene unas cuantas condenas encadenadas que no dejan otra. Ahora se le va a juntar otra mas de 6 meses por agredir a un periodista.
    Estos altercados son porque hay ganas de liarla, era como en mis tiempos, en que cualquier excusa valía para hacer huelga en el Instituto…

  2. No son alborotadores, ni …, son VÁNDALOS a los que cualquier excusa les vale para disfrutar y desfogarse haciendo daño a todo lo que tienen por delante, incluidas las personas que se van encontrando a su paso.

    Lo que no me cabe en la cabeza es que cientos de policías no puedan pararles los pies antes incluso de que toquen un contenedor. Y tampoco entiendo que los jueces no apliquen penas inmediatas y contundentes para que la próxima vez se lo piensen dos veces antes de cometer un nuevo delito.

  3. Mientras los mantengan los padres, no hay problema. Son unos descerebrados, que están esperando el motivo más tonto para hacer el vándalo. Como ahora que aprovechan la disculpa de defender la libertad de otro descerebrado que tenía que estar encerrado en un hospital psiquiátrico, para ello. La palabra libertad, les llena la boca. ¿Qué libertad? ¿La de todos a los que han agredido, destrozado sus propiedades o robado sus bienes? Están forjando su futuro. Un futuro mucho peor que el que ya tienen. ¡Que no les pase nada! Les conviene estudiar la historia reciente de España. Ahora, se están repitiendo todos los motivos por los que comenzó la guerra civil. Cuando se les hinchen las narices a los militares, van a tener batallas de sobra para desahogarse. Lo malo es que arrastrarán a los demás.

  4. Demuestran lo inteligentes que son, siguiendo a líderes como el tal Hasél. Para colmo, dice el loco este, que no quiere estar en un celda compartida, porque son pequeñas y necesita concentración para pensar. Su abogada, dice también, (mostrando su inteligencia), que no lo pueden meter en una celda compartida, porque a saber a quién le ponen.

Dejar respuesta