La Diputación Foral de Álava destinará este año 667.000 euros al traslado diario desde sus domicilios de 322 personas que son usuarias de los centros rurales de atención diurna repartidos en 16 localidades de Álava.

Para dar cobertura a este servicio se dispone de 19 vehículos que el año pasado posibilitaron el desplazamiento de 892 personas, realizaron 75.000 traslados de ida y vuelta, y sumaron 669.000 kilómetros recorridos.

En este servicio trabajan un total de 15 personas y otros 14 voluntarios de Cruz Roja colaboran en los traslados.

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha agradecido este lunes la colaboración de la Cruz Roja de Álava, entidad que gestiona este servicio, a la vez que ha puesto en valor la importancia del trabajo conjunto de la Administración con las entidades del tercer sector para fortalecer la atención a las personas y el conjunto de los servicios sociales en Álava.

González, acompañado por el diputado foral de Políticas Sociales, Emilio Sola, ha visitado la sede de Cruz Roja en Vitoria, donde han sido recibidos, entre otros, por el coordinador autonómico en Euskadi, Aitor Allende.

El Instituto Foral de Bienestar Social, organismo autónomo adscrito al Departamento de Políticas Sociales, y Cruz Roja mantienen desde hace años dos convenios de colaboración en los ámbitos de la atención a las personas mayores y en exclusión social.

El primero de ellos permite desplazarse a los centros rurales a las personas mayores cuyos problemas de movilidad les impiden utilizar los medios de transporte público. Estos centros de día son equipamientos municipales que prestan diferentes servicios durante el día de apoyo a las personas mayores en las actividades de la vida diaria, y de ocio y tiempo libre.

Este servicio foral permite el transporte adaptado a la totalidad de los centros rurales de atención diurna que hay en el territorio: Alegría, Aramaio, Amurrio, Valle de Arana, Arraia-Maeztu, Artziniega, Asparrena, Ayala, Elvillar, Iruña de Oca, Lagrán, Ribera Baja, Valdegovía, Salvatierra, Zigoitia y Zuia.

Además, este servicio de transporte adaptado está permitiendo el traslado puerta a puerta de personas mayores residentes en la zona rural para realizar actividades de carácter social o sanitario.

El segundo convenio que mantienen el IFBS y Cruz Roja posibilita la coordinación de las acciones sociales rurales y locales que tiene en marcha la entidad social en todo el territorio, y que están dirigidos a colectivos y personas con dificultades para su integración social y laboral. EFE


Compartir

Dejar respuesta