mayores aislados vitoria

Seguimos recibiendo las opiniones ciudadanas. En este caso una carta de familiares de las residencias en Álava. Y con algún mensaje preocupante. Pubicamos íntegra:

CARTA:

«La agonía en las residencias de Araba continúa»

La dura situación que a mi madre le está tocando vivir, lejos de mejorar, se agudiza. Quién le hubiera dicho a ella, que a sus 95 años iba a encontrarse con “los que mandan”, como ella dice, con una nula empatía para con las necesidades de los mayores.

Desde el «hasta mañana» del día 8 de marzo hasta hoy, está siendo un duro camino, lleno de socavones, para nosotros sus hijos, nuera, yerno y nietos. El inicio de la gestión de la pandemia fue desconcertante, dudas, improvisación, pero los meses siguientes están siendo, dolor y más dolor.

Decisiones injustificadas, como el aislamiento en las habitaciones, a pesar de que en su
residencia no ha habido ningún residente ni trabajadora positivo. Al menos, eso es lo que
nos han dicho. Aislamiento ordenado por la dirección de la residencia, que en vez de ser para “protegerlos”, ha sido para proteger su imagen.

Están muy satisfechas, qué bien lo han hecho. Tanto como que Diputación, tras una inspección, les aplaudió. Curiosamente el día de la inspección aumentó la plantilla, que casualidad. Aumento que duró lo que duró la inspección.

Pero a nosotros, ni al resto de familiares de residentes, nadie nos preguntó nada. Tal vez porque tenemos mucho que decir.

En este tiempo, mi madre nunca entendió el porqué de estar en su habitación las 24 horas
del día. Nos decía: si no nos portamos mal ¿Por qué nos castigan? Nadie puso los medios para gestionar esa situación.

El deterioro emocional fue de mal en peor, diciéndonos entre muchas otra cosas, que se quería morir.

En Junio se da inicio a las mal llamadas visitas, que en vez de mejorar su salud y la nuestra, la empeoran. Visitas a dos metros de distancia, que nos impiden comunicarnos con ella, en las que comprobamos que ha sentido que la hemos abandonado durante todo este tiempo y nadie ha hecho nada para paliarlo.

Nosotros no cejamos en tocar todas las puertas para tratar de acabar con esta agonía. No
lo hemos hecho desde el 9 de marzo, ni lo vamos a hacer.

Desde la dirección no se nos informa del deterioro de nuestra madre, lo hemos ido
descubriendo por las llamadas diarias de teléfono y cuando se iniciaron las visitas. Es más,
se nos decía, que ella estaba bien, que estuviéramos tranquilos. Qué cinismo por favor.

El 1 de Julio, Diputación autoriza las salidas a la calle. La Dirección de la residencia decide
que es pronto y no autoriza las mencionadas salidas. Se erigen en “expertas” de la
desescalada. Puestos en contacto con su médico de familia, que pauta salidas al exterior,
profesional como la copa de un pino, reunirnos con la inspección, y con la dirección,
conseguimos sacarla a la calle el 3 de Julio. Fue una visita “controlada”, término utilizado por la dirección. Esto es, vigilados por una de las propietarias de la residencia como si estuviéramos en libertad condicional.

Estas salidas, intermitentes en la siguiente semana, nos sirven para comprobar el deterioro
físico y cognitivo tan alarmante que ha sufrido. Su médico de familia, a la que desde la
residencia no se le había informado de la situación en la que se encontraba mi madre, le
pauta un tratamiento farmacológico.

Cuando todo parecía ir encauzándose, si así se le puede llamar a un paseo de media hora, de nuevo se prohíben las salidas al exterior. Se prima la “protección frente al covid”, frente a la protección de la soledad y la pena.

El día 30, la señora Murga, en una de sus magistrales comparecencias ante la prensa, dice que flexibiliza las visitas en las residencias, permite paseos al exterior de las mismas y abre los centros de día. Una vez más, miente y demuestra un total desconocimiento del
funcionamiento de las residencias.

El Diputado de Bienestar Social lo plasma en una orden foral, dejando muy claro lo poco que le importan nuestros mayores.

Los centros de día de fin de semana, siguen cerrados. Las visitas, en la mayoría de las
residencias siguen igual. Y como parece que ha descubierto que hay residencias que no
tienen ni patio ni jardín, pueden dar un pequeño paseo por los alrededores de la residencia,
pero con la auxiliar.

Parece ser que el que mi madre de un paseo con la auxiliar no supone un riesgo, pero que lo de conmigo sí. Si a esto le añadimos que para 17 usuarios (con dependencia) hay dos trabajadoras en el turno de mañana, dos en el de tarde y una en el de noche, que controlan las visitas, limpian las instalaciones, ponen la lavadora y la
secadora, emplatan las comidas y colocan la ropa en los armarios, queda patente que lo
que prima es una “ buena asistencia y atención”, lo que no sé, es de quién.

Familiares de algunas residencias, no dispuestos a aguantar más, consiguen que nos unamos para pedir un trato digno para nuestros mayores.

El Diputado General nos deleita con unas declaraciones que dicen que las medidas son
para proteger a nuestros mayores y que son muchas las familias que están de acuerdo con
ellos. ¿A quién ha preguntado? ¿O es que lo sabe sin preguntar?.

Yo no tengo a los medios de comunicación a mi disposición para poder informar de lo que
estamos viviendo, como los tiene él. Lo que sí tengo es voz, y la voy a alzar allí donde
pueda.Mi madre tiene 95 años, y un día morirá, pero nosotros sus allegados no vamos a dejar que sea de pena, por lo menos lo vamos a intentar, aunque visto visto lo visto, difícil lo vamos a tener».

Más opiniones en esta dirección

La carta que nos envía Txaro, no es la única opinión en esta dirección. El Buzón Municipal recoge otra similar:

«A mí me ha llegado a decir que para estar así prefiere morirse.

Que se le va a olvidar caminar. Que necesita vernos, que necesita ver el sol y respirar un aire que no sea el de las cuatro paredes en las que ha estado encerrada. Que los gorriones, cuando los enjaulan…se mueren»


Compartir

20 Comentarios

  1. A todos estos y estas que tanto se quejan sobre sus Mayores.
    Por que están en esa situación? Pues sencillamente por que los habéis ENCARCELADO y ahora para quedar bien solo sabéis protestar protestar y protestar.
    Y yo os pregunto ; Ellos en su día nos cuidaron, nos mimaron etc etc, y ahora qué reciben.???.
    El más absoluto DESPRECIO por que son una carga, os estorban y sobre todo por que os limitan las salidas a las Fiestuqui» que tanto os gusta para luego alardear el Facebook,,,,,,, pero que egoístas sois. Solo os deseo que vuestros vástagos agan con vosotros lo mismo.

    • Hola Don Tranquilo, he cuidado a mi madre con todas mis fuerzas, anteriormente a mi padre. Pero hubo un momento en mi vida que la situación se hizo insostenible. Tuve que pedir ayuda pues soy hijo único y mi madre tiene una gran dependía. Lloré mucho pues no podía abarcar la situación. El desgaste fue muy grande.
      Estoy muy agradecido a todo el personal de la residencia y si a sido un alivio, puedo vivir.
      Lo que quiero dejar claro es que no me voy de fiesta y si quiero abrazar y tener contacto con mi madre al igual que muchas familias. RESPETO

    • Para aquellos que critican a los familiares de los residentes en estos centros, decirles que no se puede juzgar a unos hijos que llevan a sus padres a una residencia, porque no sabemos cuáles son su situación y circunstancias. Seguramente tomaron esta dura decisión, con todo dolor de su corazón, porque vieron que ésta era la única forma de que estuvieran atendidos 24 horas ante la imposibilidad de hacerlo en casa (hay muchas circusntancias y cada persona es un mundo)
      Yo he tenido la enorme suerte de poder cuidar a mi padre hasta el final y espero poder hacerlo con mi madre. Que Dios me conceda este privilegio.
      Nadie pensaba que con la elevada cantidad de dinero que se paga, iban a acabar abandonados siendo los últimos de la fila. Es increíble y triste, pero es así. Recurrimos a nuestros mayores cuando sufrimos una crisis (recesión económica como dicen algunos políticos); cuando necesitamos canguros para los peques; compras, pero…¿Dónde estamos cuando necesitan nuestro apoyo? ¿Quién ha ido a apoyarles cuando se manifestaban para defender sus pensiones?
      Quizá deberíamos dejar de enzarzarnos aquí en discusiones que no llevan a nada y tratar de buscar soluciones ante esta injusticia que viven nuestros mayores. Sus familiares no son el enemigo.

  2. Ayyy don tranquilo. Que bien se ve la paja en el ojo ajeno. Y que poco la viga en el nuestro.
    Quién te crees que eres para despotricar hacia personas que ni conoces, ni sabes qué problemas tiene en su casa cada cual.
    Como te atreves a llamar egoísta a los demás, so prepotente sin fundamento…

  3. Esto es lo que quieren los politicuchos, que los ciudadanos se enfrenten unos con otros, pero ellos son los que han convertido las residencias de ancianos en «corredores de la muerte» durante esta pandemia. Habría que recordarselo cada vez que veamos a alguno de ellos pavonearse por las calles de nuestra ciudad independiente del partido al que pertenezcan porque son el MISMO PERRO CON DISTINTO COLLAR. Esta claro que a ellos cuando llegue su momento también habrá que «encerrar» y tirar la llave, eso sí, sin sueldos, pagas y beneficios sociales ni «penitenciarios».
    De todas formas han sido elegidos por el pueblo llano entonces será lo que nos merecemos no??SALUD

    • En las ultimas elecciones casi la mitad del pueblo no hemos votado y no hemos votado no por pereza , sino porque consideramos que no tenemos representantes dignos e integros, casi la mitad del pueblo ¡ que clase de democracia es esta!!

  4. Don Tranquilo, tranquilo te habras quedado metiendo en el mismo saco a todo el mundo, es lo que tiene hablar desde la IGNORANCIA, si con mayusculas.
    Estando mas cerca de todos esos pobres abuelos, yo lo que quiero para mi cuando llegue ese momento es disponer de unas instituciones dignas que para eso entre otras cosas he trabajado toda mi vida,asi como trabajaron mis padres y mis abuelos, pero debido a la infame clase politica que tenemos , ellos no lo tuvieron, ni tampoco lo tendremos nosotros y me temo que nadie, debido a esa despreciable casta politica que se dedica a solucionarse ellos su vida a costa de lo que sea necesario para conseguirlo.
    Solo nos queda cargar contra esa mala gente y asi nos masacren y acabar antes con la agonia.

  5. Ya veo que me estáis poniendo a bajar de un burro, pero me da igual.
    Por que os creéis que an proliferado tanto las residencias??
    Por gente como vosotros. Por que si hubieseis cuidado a vuestros mayores como yo asta el último día EN CASA otro gallo cantaría.

  6. Qué pena me da leer tus comentarios don tranquilo. No se puede juzgar a todo el mundo por igual ni hacer esas declaraciones dolorosas para más de uno. ¿Eres consciente de las situaciones que existen para tomar la decisión de que un mayor viva en una residencia? Creo que no. Tu situación no será igual que otras, seguro. Así que en vez de echar leña al fuego, échale empatía y respeto porque estoy segura que a más de un familiar, hoy, le has hecho llorar, pero de dolor por haberse visto obligado a tomar esa decisión.

  7. Don tranquilo.. Ya me gustaría ver los cuidados que tu has dado y los medios que has tenido, cuando vives con un dependiente las 24 horas del día son para el o ella, y la casa la tienes que tener acondicionada para sus necesidades.. Si tu has tenido la suerte de poder dejar de trabajar.. Dejar de tener vida social.. no atender a la familia que has podido crear y encima ir acondicionando la casa a las necesidades que vaya necesitando.. Enhorabuena,!! Será que las miles de personas que llevamos a vivir a una residencia a nuestros seres queridos, por no poder dejar de trabajar.. Atender nuestra vida y no tener medios para acondicionar la vivienda a sus necesidades nos lo hemos montado muy mal.. Lo mismo nos cuentas como lo hacías y las residencias se van a pique.

  8. Don tranquilo tienes mucha razón yo también cuide a mis padres asta el ultimo momento soi hija sola mi padre gran dependiente soi antirresidencias cobran mucho mas deberían cobrar

  9. Buenas tardes don tranquilo, como puedes ver te voy a dar mi nombre completo gloria Anadón Lumeras así todo completito yo no me escondo como tú en un apodo.
    Lo primero que tengo que decirte es que solamente al ver tus comentarios me duelen los ojos no por lo que dicen que también sino por las faltas de ortografía qué tienes.
    los segundo en cada familia se toman las decisiones conscientes y coherentes y planteadasen familia,cada uno tiene sus problemas y cada uno sabe lo que pasa en su casa te voy a hablar de mi caso mi suegra se fue un día planifico y eligió su residencia y cuando ya lo tenía todo nos lo comento y nos dijo incluso hasta el día que entraba,ya no pudimos hacer nada para hacerla cambiar porque entre muchas otras cosas era tozuda como una mula, y si has leído bien era por que falleció por Covi
    Dicho esto tengo que decirte que no se está luchando por cómo son las residencias se está luchando porque no nos dejan verlos y estar con ellos en mi caso estoy luchando porque no me dejaron llevármela a casa,en mi caso estoy luchando porque creo que se han hecho las cosas mal.
    Y ahora me contestas pero, me contestas con educación me contestas clarito y cuando quieras me contestas a la cara porque yo te doy la cara no me escondo en un apodo.
    Buenas tardes don tranquilo

  10. Don tranquila y Don tranquilo, y de que viviais,? es para saberlo.. yo si cuido de mi padre dependiente 24 horas no como, ni pago facturas, otra cosita pedazo ignorantes yo no me voy de fiestuki, no os voy a permitir que habléis de nuestra situación cuando no tenéis ni idea del dolor que es tener que dejar a un padre en una residencia ni el dolor que es vivir una situación como la que estamos viviendo… qué sabrás tú de mi vida ni la de ninguno de nosotros, que malas personas que sois

  11. Me alegro mucho de que tu situacion economica te haya permitido dedicarte en cuerpo y alma al cuidado de tus mayores, de verdad. Pero tu situacion de privilegio no es la de la mayoria. La gente corriente necesita trabajar, al menos 8 horas al dia, para poder vivir. Una persona dependiente, como su propio nombre indica, depende de otra persona 24 horas al dia, incluyendo por supuesto las horas durante las que duerme. En resumidas cuentas, la vida laboral es absolutamente incompatible con el cuidado de una persona dependiente.

    De todas formas, es más que evidente tu nula ematia, ya que eres incapaz de imaginarte cualquier otra situacion diferente a la tuya. ¿Tienen los hijos que dejar su salud de lado y vivir para sus padres? ¿Que pasa con aquellos que no tienen familiares? Hay tantas circunstancias como personas.

    Dices ademas que esperas que nuestros hijos nos traten como nosotros a nuestros padres. Estoy muy orgullosa de como cuido de mi madre y no pienso tolerar ni una sola critica. En cuanto a mis hijos e hijas, si hay algo que no quiero para ellos y ellas, es que vivan a mi sombra. Eso de «como me he jodido yo, que se jodan los demas» roza lo psicopata.

    Nuestros mayores merecen dignidad, que va de la mano de unos cuidados de calidad que sus familiares no pueden proporcionarles. Esos cuidados son su derecho, no el de nosotros sus familiares, sino el suyo. Cualquier persona es capaz de ver que los primeros en beneficiarse de dichos cuidados son las personas mayores.

    Terminare diciendo que pedir aire para todos y todas es perfectamente legitimo, al menos mi madre no merece menos.

Dejar respuesta