mayores aislados vitoria

La Diputación Foral de Álava ultima las medidas que pondrá en marcha en los recursos y servicios sociales de su competencia a partir de la fase 3 de la desescalada, que dará comienzo el próximo lunes día 8.

Dichas disposiciones tendrán como prioridad mantener la seguridad de personas usuarias, familiares y personal trabajador, por lo que requerirán de medidas especiales de higiene. Sus objetivos primordiales son dejar atrás la fase de aislamiento social, y el retomar el contacto con las familias y las actividades habituales de forma gradual.

Es el caso de las residencias para personas mayores de todo Álava, que se reabrirán a las visitas de familiares a partir del lunes día 8, o la vuelta paulatina a la actividad de los centros ocupacionales para personas con discapacidad intelectual, que volverán a ponerse en marcha a partir del lunes día 15.

Una de las medidas más relevante es la reapertura de las visitas de las familias a las residencias para personas mayores, que estaban cerradas a estos encuentros físicos desde el 13 de marzo para evitar contagios.

Las visitas se llevarán a cabo de forma progresiva hasta llegar a la normalización, en función de la evolución de la situación de la COVID-19 en los centros y en la comunidad, por lo que puede haber alguna diferencia de un centro a otro, pero siempre siguiendo las recomendaciones de las instituciones sanitarias.

Espacios habilitados

La visita será, siempre con cita previa, de una persona por residente, preferentemente con el mismo familiar pero podría alternarse con otro, y un tiempo máximo de 1 hora diaria. Se le tomará la temperatura a la persona visitante, que deberá permanecer en el centro con mascarilla y guantes.

El encuentro se llevará a cabo en un espacio dentro de la residencia dispuesto a tal fin, próximo a la entrada del centro, alejado de la zona de habitaciones y bien aireado.

Una persona profesional del centro guiará la entrada y salida, y permanecerá cerca para prestar apoyo en caso de que se necesite. La persona residente también usará mascarilla, y tras la visita se procederá a la desinfección del mobiliario.

En el caso de que la persona residente se encuentre en aislamiento por ser COVID-19 positiva o por prevención, se permitirá la visita siempre que se realice en un espacio habilitado en el módulo para tal fin, estableciendo un circuito de seguridad de entrada y salida al mismo, para evitar cruces con otras personas residentes y familiares. En estos casos la persona visitante deberá estar provista de mascarilla, pantalla, guantes, batas y calzas, Preferiblemente será la misma persona, por un tiempo máximo de 20 minutos diarios y se evitará el contacto físico.

Al mismo tiempo, en el ámbito interno del centro se impulsará la puesta en funcionamiento cuanto antes de todas las actividades posibles que, dentro de las medidas de higiene y seguridad, fomenten la activación y reinicio de actividades convivenciales, en las que tomarán parte de 10 a 15 personas como máximo.

En todo caso, las personas confirmadas positivas COVID-19 y aquellas que se encuentren en aislamiento preventivo no pueden acudir a los espacios comunes hasta la negativización de los test.

Asimismo, a partir del día 15 se sumarán a la actividad que ya han reiniciado los centros de día Zadorra y Bizia, el resto de estos equipamientos similares del territorio, de forma progresiva y con una ocupación del 50%.

Centros ocupacionales a partir del día 15

En el campo de la discapacidad, reanudarán su actividad numerosos recursos y servicios, si bien algunos de ellos lo harán por debajo del 100% de su capacidad, y trabajarán con grupos más pequeños, en días alternos, o con los casos que necesitan mayor intensidad de atención. Es el caso de los centros ocupacionales para personas con discapacidad intelectual, el centro de día de discapacidad física y el Centro de Autonomía Personal (CAP). Todos estos recursos reanudarán la actividad el día 15, al igual que los centros de día y centros ocupacionales para personas con enfermedad mental.

Asimismo, se iniciará a partir de la fase 3 de la desescalada el servicio de cortas estancias para personas con discapacidad intelectual, y el servicio de respiro para niñas/os y jóvenes con discapacidad intelectual y el programa de ocio para este colectivo.

También se reanudará la intervención presencial individualizada para los casos de alta intensidad en el Servicio de Atención Temprana que atiende a niños y niñas que presentan trastornos en su desarrollo o tienen riesgo de padecerlos.

En el Área del Menor y Familia, se reabrirán los centros de día, se ampliará la duración de las visitas de las familias de las personas menores que están en acogimiento residencial, y se reiniciarán las nuevas valoraciones en los programas de acogimiento familiar y de adopciones.

Cita previa en la Oficina de Información y Atención Social del IFBS

Por su parte, se mantendrá la atención con cita previa en la Oficina de Información y Atención Social en la sede del Instituto Foral de Bienestar Social (IFBS), y se iniciarán las visitas presenciales a domicilio de las trabajadoras sociales.

Emilio Sola ha adelantado que estas medidas podrán ser modificadas en cualquier momento si se considera necesario por razones sanitarias. “Aunque se prevé que la desescalada formal concluya este mes de junio, el Departamento de Políticas Sociales y el IFBS seguirán adecuando en los próximos meses sus recursos a las necesidades existentes y de acuerdo con la situación epidemiológica de cada momento”, ha concluido.


Compartir

5 Comentarios

  1. Es correcta la información de 1 hora diaria?mi padre es residente y es 1 hora semanal,no veo por ningún sitio donde lo especifique o si es la propia residencia la que lo regula.
    Gracias

  2. Gracias por la aclaración, es correcta vuestra información solo que donde esta mi familiar es de diputación y solo nos dejan una 1 hora a la semana.. Así que lo que se publique en el botha no vale pa nada, y luego por medidas de seguridad pueden hacer lo que les venga en gana.

  3. La diputación en una nota de prensa, dijo que ya se podía tener contacto con nuestros familiares de las residencias.
    A dos metros, para una persona que oye fatal y no ve, es como sino vamos.
    Pero nos siguen engañando y dándonos largas, yo calculo que hasta que pasen las elecciones.
    Y por supuesto tampoco podemos ir una hora al día, sino una hora a la semana.

Dejar respuesta