bilbaoeus

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha defendido este jueves que el posible traslado del servicio de cirugía cardíaca del Hospital bilbaíno de Basurto al de Cruces (Barakaldo) se haga «en base a criterios exclusivamente científicos», tras la decisión judicial que ha paralizado esta medida ya adoptada por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco.

En el pleno ordinario celebrado hoy por el Ayuntamiento de Bilbao, en el que se han defendido dos propuestas del PP y EH Bildu sobre este asunto, Aburto ha intervenido para subrayar que, como alcalde, lo que quiere es que los vecinos dispongan del «mejor servicio de cirugía cardíaca, sea el que tenga que ser en base a esos criterios científicos».

El debate ha llegado tras la decisión de un juzgado de Vitoria de paralizar, de forma cautelar, el cierre del servicio de cirugía cardíaca de Basurto, así como el traslado de su personal al hospital de Cruces.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, dijo tras conocer el auto judicial que respeta y acata la decisión, aunque la recurrirá por considerar que se trata de una «medida necesaria para la mejora» de este servicio dentro de Osakidetza.

El traslado del servicio de cirugía cardíaca de Basurto, ya debatido en otras ocasiones por el pleno municipal de Bilbao, ha vuelto a ser tratado en la sesión ordinaria de este jueves, con dos propuestas de EH Bildu y el PP, en las que se pedía, respectivamente, que el Departamento de Salud «reconsiderase» su decisión del traslado, a la vista de la decisión judicial, y que el consistorio bilbaíno «reprobase» la decisión de Salud.

Ninguna de las dos iniciativas ha prosperado, ya que los partidos del gobierno municipal (PNV-PSE) han aprobado en su lugar una enmienda de modificación en la que, de forma similar a lo hicieron en el pleno del pasado mes de marzo, piden al Departamento de Salud que adopte medidas para que el hospital de Basurto «se mantenga como referente asistencial para la ciudadanía de Bilbao, con los recursos humanos y las infraestructuras que ello requiere».

Han pedido también medidas «para que la formación y la investigación puedan desarrollarse adecuadamente como corresponde a un hospital universitario que en breve convivirá con la nueva Facultad de Ciencias de la Salud».

Aburto, que ha hecho una «defensa a ultranza de la sanidad pública», ha subrayado que el gobierno municipal quiere que Basurto «se mantenga como hospital integral».

La concejala de Salud y Consumo, Yolanda Díez, ha considerado que con una unificación del servicio de cirugía cardíaca en Cruces «los bilbaínos no perdemos, sino que ganamos los vizcaínos».

Ha pedido ser «respetuosos» con la decisión de Osakidetza, que «responde a criterios médicos, no políticos», y ha insistido en que la medida no supone «eliminar la atención a pacientes» con problemas cardíacos en Basurto, sino las intervenciones de cirugía.

La portavoz de EH Bildu, Jone Goirizelaia, que ha pedido a Salud que reconsidere su postura, ha dicho que «la sombra de Sagardui es alargada y planea sobre este ayuntamiento», y ha destacado que tanto la ciudadanía como los jefes de servicio de Basurto se han opuesto al traslado.

La portavoz del PP, Raquel González, ha acusado al gobierno local de hacer «seguidismo de la consejera de Salud, que quiere desmantelar Basurto con la posición en contra de vecinos, profesionales y jueces», por lo que ha pedido «parar el traslado».

Ana Viñals, portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, ha considerado que el servicio de cirugía cardíaca «tiene que permanecer en Basurto no porque lo diga una jueza, sino porque así lo recomiendan la mayoría de los profesionales sanitarios». 



1 Comentario

Dejar respuesta