El invierno está al caer y, un año más, nos encontramos con un Plan de Actuación de Nevadas que no corrige la excesiva discriminación entre la atención al centro y la periferia en caso de temporal, segura Podemos en una nota.

La hoja de ruta presentada por el gabinete de Gorka Urtaran mantiene los mismos criterios de desproporción que guiaron la gestión de la última nevada importante en la ciudad, la de febrero de 2015, durante la que fueron numerosas las quejas llegadas desde diferentes barrios de Vitoria.

En Podemos entendemos que el centro de Gasteiz es una zona de gran tránsito donde confluyen miles de desplazamientos cada día y, por tanto, merece un especial tratamiento. También somos conscientes de que cualquier gran nevada genera una situación extraordinaria en Vitoria ante la que la ciudadanía ha de reaccionar con sentido común y actitud colaboradora. Ahora bien, consideramos que con los recursos dispuestos es posible mantener un nivel de limpieza aceptable en el Casco Viejo y el Ensanche mejorando la cobertura del resto de barrios, muy especialmente de los que se encuentran aislados por el nefasto desarrollo urbanístico de los últimos años.

Un solo ejemplo clarificador: mientras el Plan de Nevadas 2016-2017 contempla en el Ensanche la limpieza del 80% del trazado en la primera fase, la de máxima prioridad, para Salburua y Zabalgana pospone la cobertura de más de la mitad del recorrido a la tercera fase, lo que significa que los vecinos de estas zonas de la ciudad han de esperar mucho más tiempo para recibir el servicio con menos recursos.

“Entendiendo los contratiempos de cualquier gran temporal, toda la ciudadanía se merece poder salir de sus casas hasta la marquesina más cercana sin hundirse en la nieve o patinar en el hielo”, defiende el portavoz del grupo municipal, Jorge Hinojal. No es, sin embargo, lo que sucedió durante la última nevada de importancia en Vitoria. El buzón ciudadano se llenó de críticas procedentes de la periferia por una gestión a todas luces deficiente: durante varios días, hubo sectores que no vieron ni una sola máquina quitanieves ni un solo operario ni una sola saca de sal, mientras en el centro prácticamente había desaparecido cualquier rastro del temporal.

El hecho de que Salburua y Zabalgana sean ya los barrios más poblados de Vitoria acentúa la necesidad de revisar los protocolos de cobertura del Plan de Nevadas, sin obviar, ahora bien, a los viejos barrios. El año pasado no hubo modificaciones y en Podemos fuimos flexibles porque entendimos que el nuevo gobierno municipal había contado con escaso margen para desarrollar esta tarea. Por suerte para la ciudad, el invierno fue benévolo. Sin embargo, desde entonces ha pasado todo un año, tiempo suficiente para mejorar los criterios de cobertura, y nos encontramos con que se mantienen desproporciones injustas. Por eso, desde la formación morada vamos a trabajar para intentar corregir la discriminación actual.



Dejar respuesta