Salburua, es, desde hace más de una década, la zona húmeda que acoge mayor población reproductora de aves acuáticas en toda la Comunidad Autónoma Vasca,  tras el embalse de Ullibarri Gamboa. En lo referente al número de especies, no hay ahora mismo ningún humedal a escala autonómica en donde sea posible observar tanta variedad de especies de aves acuáticas nidificantes.

Vitoria-Gasteiz se ha vuelto a confirmar este año como un municipio que sirve de excelente refugio para las aves acuáticas, y es que 292 parejas de 19 especies de aves acuáticas diferentes han sacado adelante sus polladas en los humedales de Salburua en el presente año. Estas cifras suponen un pequeño descenso respecto a las  de 2015, que supusieron el máximo registro histórico desde que se iniciara la restauración de estos humedales.

 

Especie/ Nº parejas 2016
Zampullín común

18

Somormujo lavanco

10

Garza real

27

Garza imperial

1

Garceta común

5

Garcilla Bueyera

10

Avetorillo común

2

Martinete común

2

Cigüeña blanca

36

Ansar común

8

Ánade azulón

9

Ánade friso

7

Cuchara común

1

Porrón europeo

8

Porrón moñudo

8

Rascón europeo

6

Gallineta común

5

Focha común

128

Gaviota patiamarilla

1

Total especies

19

Total parejas

292

 

 

 

 

 

La principal noticia este año ha sido la consolidación en la Balsa de Betoño de una colonia de diferentes especies de garzas, con la garza real como especie más abundante con 23 parejas. Junto a ellas han criado 5 parejas de garceta común y 10 de garcilla bueyera. “La garcilla bueyera llevaba reproduciéndose en el cercano embalse de Ullibarri Gamboa desde el año 2008 y la garceta común desde 2009 en el mismo lugar, y se habían convertido en estos últimos años en especies muy habituales en Salburua. Finalmente en 2015 se pudo confirmar la cría de ambas zancudas en Salburua y en 2016 esta se ha vuelto a producir, incrementándose el número de parejas instaladas de ambas especies. Se trata de dos garzas de color blanco que en general se han expandido ampliamente por la Península en las últimas décadas, con una cierta tendencia actual a la estabilidad”, explican desde la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad.

 

La colonia de garzas se ha completado con sendas parejas de martinete común, avetorillo común y garza imperial. Todas ellas revisten un alto interés de conservación, destacando el avetorillo común, una pequeña garza migradora catalogada como especie amenazada en Euskadi dentro de la categoría “Rara”  y que mantiene en Salburua el único punto reproductor regular a escala autonómica, con contingentes que han oscilado en estos años entre 1 y 5 parejas nidificantes.

 

El aguilucho lagunero, rapaz especializada en vivir en humedales, y que también está catalogada como “Rara” en el País Vasco, mantenía en Salburua desde el año 2009 una población reproductora que ha oscilado entre una y dos parejas nidificantes. En el año 2016 no ha criado en estos humedales.

 

 

El ansar común, por su parte, es una especie de anátida muy común en Álava durante sus migraciones, pero muy raro como reproductor a escala ibérica. Esta especie parece haber establecido un punto reproductor regular en Salburua. En el censo de aves acuáticas reproductoras de España promovido por SEO/Birdlife en 2007 se registró la reproducción de esta ave en 4 localidades: Villafáfila en Zamora, laguna de La Carrizosa en Ciudad Real, embalse de Hueznar en la Sierra Norte de Sevilla y en el Parque Nacional de Doñana. La población reproductora total se estimó en 10 parejas. En estas circunstancias, el asentamiento de esta especie en Salburua aumenta el rango de distribución y el tamaño de la población ibérica nidificante. Desde el año 2013 también esta especie también cría en el embalse de Ullibarri Gamboa.

Año Nº de polladas en Salburua
2012

1

2013

1

2014

5

2015

6

2016

8

 

Hay que recordar que en el año 2014 se produjo en Salburua un virulento brote de una grave enfermedad de las aves, conocido como botulismo aviar. Esta enfermedad se ve muy favorecida por los procesos de contaminación de las aguas por exceso de materia orgánica. El total de aves afectadas fue de 791, la mayoría de las cuales murieron. En los años 2015 y 2016 ha reaparecido esta enfermedad, aunque en este caso, su rápida detección por parte del servicio de guardería del Anillo Verde y la Diputación Foral de Álava permitió atajar rápidamente su propagación. En los tres episodios las aves acuáticas fueron las principales víctimas, destacando el ánade azulón que registró el 70% de la mortalidad.

 

Esta especie de pato, la más abundante de Salburua, presentaba ya desde el año 2012 tendencia a la baja, pero esta se ha visto muy acentuada en los años 2015 y 2016. Habrá que esperar a la evolución de esta especie en años venideros, pero teniendo en cuenta el fuerte impacto que sobre este pato tuvo el botulismo aviar en 2014,  es muy posible que su población reproductora se haya visto resentida en estos humedales en las siguientes temporadas de cría.

 

 

 

En Salburua destacan varias especies de patos que a pesar de no estar catalogadas como amenazadas presentan una marcada singularidad:

 

  • El porrón moñudo, un hermoso pato que mantiene en Salburua el único punto reproductor regular de toda España. En total, en las 17 temporadas de cría transcurridas desde el año 2000 se ha podido constatar la reproducción de esta especie en 14 de ellas, con un contingente que oscila entre 2 y 5 parejas por año.  En el año 2016 se ha igualado su máximo reproductor, con 8 parejas, ya alcanzado en 2015.

 

  • Salburua es desde el año 2013 el único enclave autonómico donde se reproduce el cuchara común, una especie de pato que se alimenta filtrando las aguas con su peculiar pico de donde le proviene el nombre. En Salburua se reproducen además otras dos especies de anátidas muy escasas en el contexto regional,  el porrón europeo y el ánade friso.

 


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta