El 14 de mayo de 2008 un coche bomba colocado por ETA destruyó la casa cuartel de la Guardia Civil de Legutio (Álava) y mató al agente José Manuel Piñuel Villalón. Días después un ciudadano, impactado por el atentado, decidió no olvidar este asesinato y desde entonces todos los domingos lleva flores y rinde homenaje al agente en el lugar.

Piñuel tenía 41 años en el momento del asesinato, era natural de Melilla y su mujer, María Victoria Campos y su hijo de 6 años vivían en Málaga. Ese día estaba de servicio en un puesto de vigilancia de la casa cuartel de Legutio, a unos 16 kilómetros de Vitoria, cuando de madrugada estalló la bomba con más de cien kilos de explosivos. Hubo además cuatro heridos y el edificio quedó destruido.

Una semana después Javier Manuel Pernía, un hombre natural de Santander que reside en Vitoria y que entonces pasaba diariamente por el lugar en coche de camino a su trabajo vio el cuartel en ruinas y quedó impresionado. «Hasta que no lo ves no tienes esa percepción tan tremenda del poder brutal de la muerte», asegura.

No había en el lugar ningún elemento de recuerdo, ni velas, ni flores, y tomó una decisión: «homenajear, honrar y reivindicar a Piñuel».

Este compromiso se ha prolongado durante 15 años y por este gesto el pasado 12 de octubre, durante el acto en el acuartelamiento de la Benemérita de Vitoria en honor a la patrona del Cuerpo, recibió la distinción «Tricornio Amigo de la Guardia Civil», premio que ha agradecido.

Renueva flores y limpia la foto de Piñuel

Pernía, según ha contado a EFE, acude en solitario semanalmente al solar (el edificio fue derruido), renueva en silencio las flores de dos macetas que puso en el lugar, una en recuerdo a Piñuel y la otra en honor a su viuda y su hijo, y limpia con un trapo la fotografía del guardia civil colocada junto a la garita y la cambia por una igual cada inicio de estación porque se deteriora a la intemperie.

También cambia todas las semanas una cartulina que hace 15 años depositó con un texto titulado «La estrella circumpolar», «una estrella que siempre está en el mismo lugar», para significar que «hay algo que siempre permanece, ese compromiso permanente con Piñuel y con todas las víctimas de ETA».

Durante estos años se han producido varios actos vandálicos en el lugar con la destrucción de las flores y pintadas en apoyo a la banda terrorista pero «afortunadamente», recuerda, desde que se detuvo a sus autores en 2019 no se han vuelto a repetir.

El cuartel no ha sido reconstruido

Cuando inició este gesto se puso como límite temporal repetirlo hasta que se reconstruyera el cuartel. Pero eso no ha sucedido todavía, el proyecto nunca se ha materializado pese a que el Gobierno se comprometió a ello y autorizó las obras en 2011, así que seguirá con este homenaje porque, según dice, no puede aceptar que quienes pusieron la bomba piensen «que se han salido con la suya».

Este ciudadano, que no tenía ninguna relación con Piñuel ni con la Guardia Civil ni tampoco ha sido víctima del terrorismo, conoció a la viuda en 2012 y desde entonces, aunque apenas tiene relación con ella, le envía los domingos por whatsapp una foto del lugar «y ella siempre responde agradecida», señala.

Falta mucho para pasar página

Pernía afirma que el motivo de que empezara con este homenaje es el sentimiento de «gratitud» que tiene hacia las víctimas de ETA por «renunciar a la venganza y no responder al mal recibido con el mismo mal» y por su valentía por superar este «grado de violencia, de crueldad y de ensañamiento».

Opina que hay una «cierta tendencia» a considerar a las víctimas «como un fardo pesado e incómodo». «Hay que estar con ellas, que se sientan correspondidas y acompañadas» porque todavía falta mucho para «pasar página» desde el punto de vista judicial y para una reconciliación social «creíble».

En diciembre de 2010 la Audiencia Nacional condenó a sendas penas de 515 años de cárcel a los etarras Arkaitz Goikoetxea y Aitor Cotano por preparar y ejecutar el atentado, y a ocho años a Iñigo Gutiérrez por un delito de colaboración en relación a este caso.

Un año más tarde el Tribunal Supremo absolvió a Cotano y a Gutiérrez y mantuvo la condena para Goikoetxea. EFE



1 Comentario

Dejar respuesta