¡Retiran las vallas! La nueva cara del Banco de España

0
IMQ Noviembre

Ya han retirado las vallas que rodeaban al antiguo Banco de España. Y ahí está la nueva cara.

Es la sede del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo que abrirá sus puertas después del verano de 2018, ya que está previsto que las obras de acondicionamiento del edificio ubicado en Vitoria finalicen antes de que concluya este año.

El objetivo de este proyecto es la “preservación de los valores éticos y democráticos de las víctimas del terrorismo, de su memoria, y la difusión de los valores democráticos y del Estado de Derecho que han permitido derrotar al terrorismo y que van a permitir continuar haciéndolo.

Baskonia – Diciembre

Memorial de Víctimas: ETA abandonó la violencia forzada por el Estado

EFE).- El Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo ha elaborado un informe que concluye que la decisión de ETA de abandonar la violencia fue “forzada por el Estado”, quien a través de sus “herramientas judiciales y policiales”, llevó a la banda terrorista a la “impotencia operativa”.

Esta es una de las nueve conclusiones recogidas en ese informe, el número tres que lleva por título “Las claves de la derrota de ETA”, en el que se hace un análisis de la trayectoria de la banda terrorista desde la ruptura de la tregua de 1998-999 hasta la entrega de armas llevada a cabo el pasado abril.

El texto explica el “debilitamiento” progresivo de ETA, la incapacidad de mantener un “nivel efectivo de violencia”, la “erosión del liderazgo de la cúpula etarra” y la pérdida de influencia sobre su entorno.

El documento también incluye datos de las incautaciones de armas y explosivos de la banda realizadas por las fuerzas de seguridad españolas y francesas desde 1967 hasta 2016 y contabiliza más de 4.000 armas de fuego, 41 toneladas de explosivos y más de 2.000 granadas ocupadas a ETA.

En el análisis de la “derrota de ETA”, el informe concluye que la banda terrorista “no dejó el terrorismo porque hubiera evolucionado o por cambios en las circunstancias políticas, sino por incapacidad para desarrollar un nivel de violencia mínimamente eficaz para sus intereses”.

Así, se mantiene que el abandono de la violencia que ETA y su entorno han presentado como una “decisión unilateral” ha sido sin embargo una “decisión forzada” por el Estado, que “a través de sus herramientas judiciales y policiales” ha conducido a la banda ” la impotencia operativa”.

También indica que el acto de desarme y entrega de armas “escenificado” el pasado 8 de abril fue “una actuación forzada” después de que ETA “hubiera fracasado en su intento de negociarlo a cambio de contrapartidas con los gobiernos de España y Francia” y de que hubiera fracasado la operación para destruir los arsenales y evitar su entrega intacta a las autoridades.

Hasta llegar a este punto, el informe parte de lo sucedido desde la ruptura de la tregua de la banda de 1998-1999 y argumenta que desde 2001 y por la acción de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ETA “perdió la iniciativa” y a partir de entonces “el nivel de violencia estuvo siempre por debajo de las pretensiones etarras”.

El estudio también indica que de 2000 a 2004 todos los aparatos de ETA sufrieron un “deterioro espectacular por la captura de sus líderes” y que en esa etapa se sienta las “bases de su derrota” con tres iniciativas: el acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, la Ley de Partidos y la ilegalización de HB.

El informe sitúa como hechos claves las operaciones contra ETA en Francia, la “aceleración de la captura” de sus jefes, que abrió una “permanente situación de provisionalidad”, y las “crisis internas” que se sucedieron y que se agravaron cuando los “dirigentes del entorno político” de la banda “se atrevieron a defender el fin del terrorismo y a presionar” a ETA “en esa línea”.EFE

Baskonia – Diciembre2
Baskonia – Diciembre2
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here