Un centenar de científicos tras nanopartículas para la Catedral de Vitoria

0
BMW – Mayo 2018
entreseccion_noticia

(EFE).- Un consorcio europeo integrado por cerca de un centenar de científicos trabaja en la aplicación de nanopartículas para conservar edificios históricos tras diseñar diferentes soluciones adaptadas a cada tipo de piedra, al clima que soportan y a los problemas que les afectan.

El uso de este tipo de partículas, que se han probado en catedrales de cinco países europeos y en el edificio de la Ópera de Oslo, construido en mármol, persigue reforzar de forma más eficaz su estructura de piedra, ya que pueden penetrar en las grietas más minúsculas y evitar así el deterioro interior de cada bloque.

Andrea Lazzeri, coordinador del proyecto Nano-Cathedral, explica a Efe las ventajas de este proyecto innovador, que arrancó en 2015 en colaboración con la Comisión Europea y se encuentra ahora en la fase de evaluación de los diferentes productos aplicados en las catedrales de Pisa, Viena, Colonia, Gante y en la catedral de Santa María de Vitoria, el único edificio de España que participa en esta iniciativa.

Vithas – Mayo

“La idea era aplicar esta nueva tecnología para restaurar los sillares de los edificios, fortaleciéndolos desde dentro”, expone el científico, de tal forma que los huecos “vuelvan a juntarse y se consoliden” y así conservar la piedra original, ya que muchas veces “los poros y las grietas son tan pequeños que los productos tradicionales no logran penetrar en ellos”.

“El tamaño de las nanopartículas es mucho menor y pueden meterse mejor en estos huecos”, agrega este investigador, quien recuerda que esas partículas “deben ser especiales para poder adherirse al sustrato y formar una estructura dentro de la piedra”, y además deben repeler la entrada del agua o la aparición de musgo u hongos sobre ellas.

Lazzeri apunta a las “tensiones” que surgen en el interior de los bloques cuando una parte está expuesta al sol y la otra, en el interior, se enfrenta al frío, lo que provoca “huecos y grietas” por los que posteriormente se filtra el agua de la lluvia.

Al penetrar en el interior, “se queda retenida”, al igual que puede suceder con la humedad ambiental, y bajo temperaturas frías “el agua se congela, se expande y rompe la piedra”.

Además, la polución generada por los coches o las fábricas ha supuesto en los últimos 50 años un problema añadido para la conservación de las fachadas, sobre las que ha generado una capa de “costra negra”.

Con las nanopartículas se aspira a blindar los poros ante estas situaciones, aunque cada tipo de material (mármol, arenisca o caliza) y el clima del entorno obliga a emplear una solución diferente en cada lugar, por lo que este consorcio ha testado 35 soluciones en 12 tipos de piedras distintas para frenar el deterioro interno.

En función de la porosidad de cada piedra, la aplicación con brocha del líquido que contiene las partículas sigue un protocolo específico diseñado por los científicos para garantizar su máxima efectividad. Tras este proceso, ahora se encuentran en la fase de evaluación de los resultados.

El proyecto Nano-Cathedral finaliza dentro de seis meses, aunque se mantendrá activa la evaluación de los resultados, y algunos de los participantes del consorcio han abierto el debate para prolongarlo con la creación de una compañía con una “marca de mercado” que ofrezca protocolos de aplicación y evaluación.

Una opción que se va a estudiar y que, en opinión de Lazzeri, “es buena para continuar el proyecto” y comercializarlo.

Esta iniciativa europea ha despertado el interés de un centenar investigadores y expertos, que se han reunido esta semana en Vitoria para conocer los detalles de este proyecto de conservación del patrimonio artístico.

Además de representantes de las catedrales de Pisa, Viena, Colonia y Gante, así como de la ópera de Oslo, han acudido a la capital alavesa personal de la Universidad Politécnica de Valencia, de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, de museos vascos como el donostiarra de San Telmo y el Bellas Artes de Bilbao, del Gobierno de Navarra y de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid, para dar con la clave que podría solucionar los males de sus edificios históricos. EFE

Baskonia – Playoff 1º
Baskonia – Playoff 1º

Dejar respuesta