“Brutales” palizas a su mujer y relaciones sexuales contra su voluntad

1
justicia
IMQ Noviembre

EFE).- La Fiscalía de Álava pide 18 años de cárcel para un hombre que durante cerca de diez años propinó “brutales palizas” a su mujer, a la que llegaba a dejar inconsciente, y obligaba a mantener relaciones sexuales contra su voluntad.

La mujer, que sufría constantes vejaciones, llegó a interrumpir dos embarazos porque se negaba a tener más hijos con el encausado, por lo que este le llegó a decir a la hija de ambos que su madre había matado a dos hermanos suyos.

Los hechos, según el escrito del Ministerio Público al que ha tenido acceso Efe, comenzaron en el domicilio de la pareja en Vitoria a los tres meses de conocerse el embarazo de la mujer.

Baskonia – Diciembre

El acusado, además de insultarla continuamente, exigía a su esposa que pidiera dinero a sus padres y le impedía que se relacionase con sus familiares y amistades.

En verano de 2004 tuvieron lugar las dos primeras agresiones, ambas por la misma razón: porque la mujer había quedado con una amiga.

Cuando la hija de ambos cumplió un año, en noviembre de 2005, se recrudecieron las agresiones de las que la mujer intentaba protegerse colocándose en posición fetal, a pesar de que él continuaba con los golpes y mordiscos; incluso llegaba a relamerse la sangre de la boca.

También se colocaba encima de ella y la abofeteaba hasta que la mujer perdía la consciencia, momento en el que su marido le arrojaba cubos de agua, cerveza o refrescos para que se espabilara y seguir pegándola.

En una ocasión, relata el Ministerio Público, el acusado golpeó a la mujer con el palo de una escoba hasta que lo rompió y entonces se lo clavó por la parte astillada.

Durante el último año de relación, desde 2013, las palizas se volvieron diarias y “más salvajes” con patadas y puñetazos en la nuca y en el estómago.

En una “brutal paliza” en la Semana Santa de 2014, el presunto agresor se lesionó la mano, que tuvo que ser escayolada, y a partir de entonces comenzó a utilizar de forma habitual el cinturón para golpear a su esposa.

Antes de iniciar las palizas, el marido arrastraba por la casa la hebilla del cinturón por el suelo para atemorizar a la mujer.

En el escrito fiscal se afirma que el acusado obligaba casi de forma diaria a la mujer a mantener relaciones sexuales que producían a esta “intenso dolor”.

El hombre quería tener más hijos pero ella no y por eso tomaba anticonceptivos a escondidas.

Pese a ello, la mujer se quedó embarazada e interrumpió dos embarazos, por lo que el acusado se dirigía a ella con expresiones como “asesina”.

Esto lo hacía incluso en presencia de la hija de ambos a la que llegó a decir que “las mujeres pueden morir a manos de un hombre, pues no han de jugar con sus sentimientos”, “voy a destrozar a tu madre” y “tu madre mató a dos hermanos tuyos”.

Además, durante todo el tiempo de relación la mujer no tenía acceso a sus propios ingresos porque la obligó a que la cuenta en la que le ingresaban la nómina estuviera a su nombre.

El fiscal acusa al hombre de un delito de maltrato habitual en el ámbito de la violencia de género, cuatro delitos de maltrato, un delito leve continuado de vejaciones y un delito continuado de agresión sexual.

Por todos ellos, solicita una condena de más de 18 años de prisión y una indemnización de 8.000 euros por los daños físicos y morales.

El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial a mediados de este mes. EFE

Baskonia – Diciembre2
Baskonia – Diciembre2
Compartir

1 Comentario

  1. Quién denunció? Cuándo? Cuántas veces? Los compañeros de trabajo (si es que tenía) nunca sospecharon nada? A ver si vamos aprendiendo y mejoramos como sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here