Afloran 444 empleos sumergidos en Álava y recuperan 5,8 millones

1
paro y empleo en Álava
entreseccion_noticia

EFE).- Los 3.000 empleos irregulares aflorados en Euskadi el año pasado por la Inspección de Trabajo permitieron recuperar 30,4 millones de euros en cotizaciones a la Seguridad Social, el dinero equivalente a 1.878 pensiones por jubilación.

Este es uno de los datos aportados hoy por el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, y el director territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, Carlos García, en la presentación del balance en Euskadi de este organismo.

En concreto Inspección de Trabajo descubrió y regularizó 1.741 empleos irregulares en Bizkaia, 815 en Gipuzkoa y 444 en Álava, y recaudó 19,9 millones en Bizkaia, 5,8 Álava y 4,6 en Gipuzkoa.

Baskonia – Fener

A esta cantidad hay que sumar las sanciones a las empresas implicadas (4,1 millones el año pasado por fraudes a la Seguridad y 2,8 por economía irregular) y también la mayor recaudación fiscal que logran las haciendas a través del IRPF, ya que ahora los trabajadores regularizados -que antes figuraban como parados- aportan a las arcas públicas en su declaración de la renta.

La lucha contra el “empleo sumergido” se centra en detectar trabajadores no dados de alta en la Seguridad Social o extranjeros sin permiso laboral, así como empleados “parcialmente declarados”, como es el caso de contratos a tiempo parcial que “esconden” jornadas completas.

En total se llevaron a cabo el año pasado 12.308 actuaciones, la mayoría en hostelería (41,5 %), servicios (30,6 %) y comercio (9,8 %). De esta manera, ocho de cada diez intervenciones se refirieron a estos tres campos económicos.

En todo caso García ha precisado que esto se debe a que las empresas de estos sectores son “pequeñas y dispersas” y que ello explica que haya tantas inspecciones.

De Andrés ha valorado que con estas intervenciones se ayuda a trabajadores “que están sometidos a explotación laboral” y se lucha contra “la competencia desleal”, además de lograrse mayores ingresos para las arcas públicas.

Además de la economía irregular, la Inspección de Trabajo (parte de sus funciones se transfirieron al Gobierno Vasco en 2012) persigue el fraude a la Seguridad Social mediante la detección de falsos autónomos, situaciones de “infracotización” y de disfrute indebido de bonificaciones y prestaciones como incapacidades permanentes o de maternidad, que encierran un “bolsa importante de fraude”, ha dicho De Andrés.

Durante estos seis años de vigencia del Plan de Lucha contra el Empleo Irregular y el Fraude a la Seguridad Social (2012-2017), han aflorado 12.993 empleos en Euskadi y se han recuperado 241,1 millones.

De cara a las actuaciones del año que viene, a las habituales campañas para perseguir fraudes y empleos sumergidos, se sumarán otras relativas a las “falsas” cooperativas de trabajo social y a las plataformas de comercio electrónico y economía colaborativa, que “muchas veces se transforman en plataformas de economía pura y dura”, ha señalado García. EFE

Compartir

1 Comentario

  1. 444…, eso solo en el Barrio de San Cristóbal (por decir alguno), la mayoría de personas que cuidan de mayores están sin asegurar.

Dejar respuesta